martes, 18 de diciembre de 2012

Jugando a: Exploradores, Noviembre Rojo

Es lunes, después de poner la lavadora, lavar los platos, bajar y guardar la ropa bien merecía una partidita para desestresar un poco. Mi mujer estuvo de acuerdo así que sacamos el Exploradores.


Exploradores es un juego para dos jugadores en el que el azar tiene un importante peso, y eso se notó en la partida. Iba sacando colores, empezando alguno sin tener cartas altas pero intentando no descartar ninguna ni colocar saltos de números muy grandes. Después de tres rondas perdí la partida miserablemente, si es que casi no pude jugar ningún diez!



Echamos otra de revancha, esta vez cambié la estrategia a seguir guardándome cartas del color que tenia mejor intentando no empezar colores sin estar seguro de poder rentabilizarlos (siempre debes arriesgar claro), alguna vez empecé con un seis o siete! En las tres rondas solo una vez llegué a las ocho cartas (lo que te da veinte puntos extra), las otras dos solo conseguí seis o siete cartas del color. Al final volví a perder de paliza.




Decidí que era suficiente humillación por hoy y cambiamos de juego, sacamos el Noviembre Rojo, un juego cooperativo. Aquí no hay humillación posible!


Pero me equivocaba. Tras unos primeros turnos tranquilos, cargándonos de objetos, sin incendios, alguna inundación, llegaron los problemas todos de golpe, empezaron a declararse incendios por la parte central del submarino y los valientes gnomos a beber como esponjas para intentar apagar el fuego. Si bien ninguno se desmayó por el alcohol, tampoco puedo decir que consiguieran apagar algún incendio, creo que solo extinguimos uno que se declaró nuevamente al poco tiempo.
No tardó mucho el submarino en saltar por los aires muriendo los pobres gnomos en la explosión.