lunes, 4 de febrero de 2013

Estrategias básicas para Imperial: Tortugas, liebres y jabalíes


Articulo original en ingles:
http://www.boardgamegeek.com/thread/259316

El usuario de la bsk Argantonio lo tradujo, podéis encontrarlo aquí:
http://www.labsk.net/index.php?topic=18024.0




Este Manual hace referencia no las situaciones que se puedan producir en el juego como a los pros y contras de cada imperio como tal. Para que pueda ser aplicada debe tenerse en cuenta que no se debe estar vinculado emocionalmente con ningún imperio en especial ya que estas estrategias no tienen como objeto la victoria de ningún imperio sin más bien como de manera imparcial detectar las ventajas y defectos y entender mejor como gestionar un imperio cuando estás en el gobierno o reconocer cunado otro gobierno está realizando una buena gestión.

Una de las claves de una correcta inversión en Imperial es entender cómo puede cada imperio desarrollarse de la mejor manera. Conociendo estas claves permite evaluar mejor como está alterando el orden normal de juego los aciertos yo desaciertos de cada gobierno.
Para ello utilizaremos tres términos para clasificar los diferentes imperios. Los imperios pueden ser bien tortugas, liebres o jabalíes.




Imperios Tortuga: Se trata de imperios que pueden obtener una buena posición en la escala de influencia de manera sencilla construyendo industrias y controlando regiones/zonas marítimas vecinas sin necesidad de enfrentarse demasiado a sus contrincantes vecinos.

Imperios Liebre: Se trata de imperios que tienen una facilidad enorme para acceder a conquistar regiones/zonas marítimas adyacentes donde expandirse sin demasiada oposición. Las liebres son los que más rápidamente pueden avanzar en la escala de influencia siempre y cuando consiga mantener a raya a sus codiciosos vecinos.

Imperios Jabalíes: los imperios jabalíes normalmente no alcanzan los 25 puntos en la escala de influencia pero suelen ser utilizados por los jugadores para atacar la fortaleza de otros imperios gobernados por adversarios distintos al gobierno del imperio jabalí.


AUSTRIA.- 


Básicamente Austria es una liebre. Tiene acceso a un rico campo de regiones neutrales en los Balcanes, y con poco esfuerzo accede al Mar Jónico y a través de él a Africa y al resto del Mediterráneo. Como Imperio rico en industrias de armamento terrestre, puede tortuguear un poquito con el fin de evitar cualquier tentación ajena de buscar líos en territorio austrohúngaro. 
Es por tanto interesante construir ejércitos e industrias de armamento terrestre para expandirse y estar bien protegido o, también, importar una o dos flotas para el Mar Jónico. No es conveniente correr mucho en la expansión porque tiene riesgos de invasión cercanos, especialmente para italianos y germanos en las fábricas en territorio nacional o de los rusos en la peligrosa tierra de los Balcanes. 
El enemigo natural de Austria son Italia, Alemania y Rusia. Si el jugador que tenga el gobierno austríaco posee acciones de esos imperios o estos se ocupan de otros objetivos, Austria tendría un camino fácil y rápido hacia los 25 puntos de influencia.

ITALIA. - 



Italia también es principalmente una liebre. Es el único imperio con un astillero de inicio en el Mediterráneo. Desde el Mediterráneo Occidental puede conquistar rápidamente África y la Península Ibérica o bien mirar hacia Oriente a través del Mar Jónico para acceder a los peligrosos Balcanes. 
Si bien comienza con sus fábricas terrestres y astilleros equilibrados debe tener en cuenta no perder el control del Mediterráneo (especialmente del Occidental) si quiere crecer y mantener sus fábricas seguras (Attention a la France¡). Sus enemigos naturales son Austria y Francia. Si cualquiera de ellos decide tener flotas potentes la debilidad italiana es patente. Pero si el jugador en el Gobierno Italiano tiene posiciones en los gobiernos de París o Viena o estos se dedican a batallar hacia el norte entonces el camino se queda expedito para alcanzar rápidamente los 25 puntos de influencia.
Cualquier debilidad en el posicionamiento del Gobierno incluyendo una carestía naval italiana, un control republicano francés del Mediterráneo Occidental o África puede acabar con las aspiraciones italianas y con la toma de las fábricas de la península itálica por ejércitos austriacos, especialmente, y franceses más ocasionalmente.

FRANCIA.-  


Francia es sin duda la liebre más genuina. Tiene acceso tanto a los mares del norte como a los del sur así como regiones neutrales en la Península Ibérica, África y Países Bajos, por lo que la República Francesa tiene un amplio coto de caza a su disposición.
No hay duda, aunque con estrecho margen,  que se trata del Imperio que más fácilmente puede llegar a lo más alto de la escala de influencia, pero al mismo tiempo, debe tener la máxima atención, porque debe lidiar también con amenazas por lo que se deben tomar ciertas precauciones por tierra y mar. Es conveniente empezar a construir ejércitos para después lanzarse a los mares. Los enemigos naturales son la pérfida Albión, los alemanes y los spaghetti. Tener posiciones en la Corona Inglesa permite tener razonablemente las espaldas cubiertas para centrarse en los territorios meridionales donde se encuentra numerosas oportunidades para crecer. Cuidado porque muchos querrán tomar la Bastilla a traición desde Roma y Berlín.
Puedes ver signos de una Francia débil si no domina sus terrenos naturales en la Península Ibérica y en África, y cuidado con la Alsacia y los Alpes que en cualquier momento pueden hacer que tus fábricas se encuentren amenazadas.

REINO UNIDO. – 


Los británicos son las tortugas por naturaleza, ya que al estar rodeada de mar puede prosperar con cierta tranquilidad dominando los mares y construyendo la revolución industrial con fábricas de todo tipo durante el juego. Por tanto estratégicamente es clave el dominio de los mares (las tres áreas marítimas adyacentes), actividad para la que estos piratas ingleses siempre han estado especialmente dotados (es el único imperio que comienza con dos astilleros al comienzo del juego)
Si estás en el trono de Buckingham no tengas especial prisa en construir industrias de armas terrestres. Has de tener especial cuidado en controlar a los franceses al otro lado del canal para evitar que prosperen demasiado rápido en cuyo caso debes tomar posesión del Golfo de Vizcaya o tomar posesiones en el Palacio del Elíseo. Si los franceses están siendo molestados por el eje Roma- Berlín tienes muchas posibilidades de ser el primero en llegar al máximo en la tabla de influencia. Importar un par de ejércitos para conquistar algún territorio terrestre puede ser una tentación pero encenderán las alarmas de otros imperios que pueden impedirte el desarrollo plácido de tortuga marítima para la que son imbatibles las islas británicas.
Si en la Inglaterra industrial se ve poco desarrollo industrial, o se presencia la pérdida del Canal o del Mar del Norte, significará la debilidad del Imperio Británico y su pérdida de su hegemonía de "tortuga marina".

ALEMANIA – 


El Imperio Germánico es quizá en la mayoría de los juegos el típico imperio jabalí. Al estar en el centro de Europa, conectado por tierra con otros tres imperios y por mar con otros tres, lo convierten en un imán para la guerra y los conflictos. Este acceso sencillo al resto de imperios (Rusia, Austria, Francia e incluso Reino Unido) lo hacen especialmente goloso para jugadores que juegan a la posibilidad de castigar a los imperios que destaquen y deban ser convenientemente eliminados (a la par que el destino maldito que la historia del siglo XX ha dado a Alemania).  
Como es sabido, Alemania comienza con un astillero y una fábrica militar. La primera acción del Gobierno de Berlín se convierte en determinante para fijar su futuro el resto de la partida. Por un lado si construyes un tempranero astillero en Danzing te conviertes en una amenaza real para los rusos y potencial para los británicos por su capacidad de entrar en los países escandinavos. Pero si construyes una fábrica en Colonia te conviertes en una amenaza real para Austria, Francia, y posiblemente para Rusia, aunque tienes más posibilidades de sobrevivir como país si te planteas el avance continental hacia Holanda, Dinamarca o quizás Bélgica. Si finalmente optas por no construir ninguna de las dos opciones anteriores, te resignas a cumplir un papel de kamikaze en dirección a los gobiernos donde el  accionista  mayoritario sea el jugador mejor posicionado, muriendo muy probablemente en el intento.
Raramente el Imperio Germánico alcanza los 25 puntos de influencia salvo una situación de enfrentamiento entre Moscú y Viena en los Balcanes y de París y Londres en el Canal que deje a Alemania acceder pacíficamente a la mayoría de las áreas marítimas y regiones neutrales de su alrededor.
Como país típicamente jabalí debe ser vigilado por los demás gobiernos e incluso una oportunidad de inversión para acabar con la hegemonía de un imperio hegemónico, manteniendo su interés como generador de beneficios como secundario.

RUSIA – 


El Imperio Ruso es otro candidato típico para convertirse en tortuga. El hecho que Rusia se encuentre en el extremo oriental del tablero y sólo linde con los imperios alemán y austro-húngaro facilita mucho su defensa y concentrarse primordialmente en el crecimiento doméstico. Incluso podría conejear si austriacos y alemanes son aliados y empiezan a mirar con recelo hacia Occidente.
La fábrica y el astillero inicial del imperio ruso se encuentran en el Sur, por lo que habitualmente Rusia tiende a mirar hacia el Mar Negro encontrándose frecuentemente con las tropas austriacas.  Pero existe otra posibilidad en el Norte: construyendo un astillero en San Petersburgo (o importando naves) puede planificarse un desarrollo que inevitablemente se encontrará con los alemanes pero que también tiene sus beneficios. Por ello es fundamental que los zares (o los bolcheviques) escojan concienzudamente bien a su enemigo de manera que encuentre el ambiente necesario para crecer. Se puede decir que en potencialidad de crecimiento en la escala de influencia los rusos empatarían con los austriacos aunque detrás de franceses que son más liebres que conejos e ingleses más galápagos que tortugas.
Si Rusia entabla conflictos con Alemania y Austria- Hungría al mismo tiempo con enemigos en Rumanía entonces rechaza invertir. Sin embargo si domina los mares Negro, Oriental y Jónico y/o dominando el Mar Báltico junto a Suecia y Noruega entonces Rusia es todo un candidato a la victoria. 




Traducido por Argantonio