lunes, 29 de abril de 2013

Jugando a: La resistencia, Dixit, Toma 6, Polilla Tramposa

El sábado pasado nos invitaron en casa de unos primos para cenar y luego tomar un par de botellas copas amenizado con un par de juegos de mesa. Eramos siete por lo que traje juegos aptos para ese número.


Después de la cena empezamos calentando con "La Resistencia" un juego que de momento gusta al que lo prueba y es una apuesta segura.

Tras una explicación de reglas y resolver algunas dudas empezamos la partida. En la primera era fiel a la Resistencia, participé poco en las primeras misiones y estas fueron muy apretadas, saboteando dos de las tres primeras, solo la primera tuvo éxito  Pintaba muy mal pero conseguimos pasar la cuarta sin ningún fallo, y la quinta...Auba nos la jugó, ¡nos tuvo engañados toda la partida!

Jugamos una segunda partida en que cambié de bando, como espía tampoco pude participar de las primeras misiones, pero esta vez poniéndose del bando de los leales a la resistencia, llegamos a la misión cuatro con solo una misión saboteada, y para la cuatro necesitamos dos sabotajes... estábamos muy mal pero me llevaron de misión y...¡salieron dos sabotajes! Se montó una gorda para elegir los cuatro participantes de la última, votaciones fallidas, gritos, todo lo que toca en este juego. Al final me vuelven a enviar de misión...MUAHAHAHAHAHA!!!




Después de dos partidas guardamos "La Resistencia" y sacamos el Dixit, un juego que ya conocíamos todos y que gustó.
Siempre intento cambiar las pistas que doy en cada carta y esto me lleva a dar unas pistas bastante difíciles  lo que me lleva a pocas votaciones o ninguna, sin embargo con siete jugadores alguno suele adivinar, aunque sea solo por un solo voto.
Iba bien pero Maria Antonia esprintó en el último momento (8 puntos de golpe) para vencerme por unos pocos puntos.




Después de la partida al Toma 6 ya era tarde y Auba nos dejó para irse a la cama. Nosotros sacamos el Toma 6 P&P que le regalaron a Eva por el amigo invisible. Hubo que repasar las reglas pero nos llevó medio minuto o menos.

Poco hay que decir de la partida, un caos descontrolado como siempre, lo que provoca las risas de los otros cuando te comes una fila cargadita de puntos.




Ya para finalizar la velada, Biel no aguantaba más y prefirió dejarnos solo cinco, así que aprovechamos y sacamos el nuevo "Polilla Tramposa".
Explicación de reglas rápida, resolver algunas dudas y al lío. Otra vez más el juego triunfó, de hecho se coronó como el juego que gustó más de toda la noche. A pesar de ser malas horas de la madrugada repetimos con dos partidas.
Un breve resumen de las partidas: Maria Antonia es muy muy tramposa y además se le da bien, almenos mejor que a mi...(es fácil).