lunes, 18 de marzo de 2013

Jugando a: Stone Age, 7 Wonders, Mundodisco

Nuevamente nos reunimos otro miércoles  día lúdico en Pina. Una vez más contamos con la presencia de Pep, Edu, Jordi, Mike, Maria Antonia, Eva y Xisco.

Eramos muchos y nos dividimos en dos mesas, Pep, Edu, Mike y Jordi sacaron el incombustible Imperial, el cual siempre les apetece. Los tres restantes en el que me incluyo sacamos el Stone Age, al que hacia tiempo no jugaba.

Tras una explicación un poco larga empezamos la partida, pose especial atención en la explicación en que las cartas daban muchos puntos, y eso lo cogieron enseguida porque estuvieron muy disputadas en toda la partida, así como las acciones del pueblo.
Por mi parte intenté coger maderas con las que pagar tecnologías (cartas) mientras intentaba mejorar la agricultura y procrear, Maria Antonia hacia lo mismo pero ayudada de herramientas, mientras Eva iba un poco a todo pasando algún apuro con la comida. 
Las cabañas quedaron un poco de lado y nos pisábamos constantemente las acciones, no fue hasta mediana partida en que empezamos a construir cabañas, ríete tu de Mallorca.

La partida terminó por cartas y por cabañas, ambas cosas terminaron a la vez, ya podéis imaginar que fue una partida un poco más larga de lo normal.

Explique mal las cartas verdes, por lo que puntuamos con el error para no desvirtuar la partida, por lo que las puntuaciones fueron más altas de lo que debería.

Maria Antonia: 254 puntos
Xisco: 206 puntos
Eva: 134 puntos

Al terminar era ya hora de cenar, Edu y Eva no podían quedarse más tiempo y nos dejaron, los supervivientes nos llenamos el estomago amenizado por una charla social y unas cuantas risas y luego continuamos el vicio.

Quedábamos cinco valientes, sacamos el ya clásico 7 Wonders, si es que este juego tiene facilidad para ver mesa gracias a su versatilidad en número de jugadores y su corta duración.




Empece la partida afianzando los recursos con algunas marrones y cartas amarillas para comerciar barato o conseguir los recursos directamente. Todos los demás jugadores tenían cartas verdes por lo que desestime esa vía en pro de cartas azules y rojas.
Estuve limitado por los recursos disponibles, sobretodo los avanzados (cristal, tela y papel) pero los compraba barato y gracias a unos vecinos comerciantes (y a mi maravilla) no me faltó dinero para pagarlos.
Al finalizar la partida conseguí un buen puñado de puntos militares, una vez más tener un vecino pacifico ayuda, y otro buen montón gracias a las azules. Afortunadamente fue suficiente para alzarme con la victoria, y eso que Maria Antonia había coleccionado verdes que daba miedo verla, pero solo saco puntos con verdes y no le bastó.

Xisco: 56 puntos
Jordi: 49 puntos
Maria Antonia: 46 puntos
Pep: 41 puntos
Mike: 31 puntos

Construir civilizaciones no parece que se le dé bien a Mike, siempre último... 
Era tarde y Mike se marchó a dormir, pero nosotros quedamos para la última, así que sacamos el Mundodisco para despedirlo antes de su viaje a nuevas tierras inexploradas.


Mi objetivo era tener presencia en 9 zonas, un objetivo difícil puesto preveía mucho puteo que se transformaría en asesinatos constantes, y como todo el mundo va en mi contra...Si embargo el transcurso de la partida demostró lo contrario, hubo muchos problemas en todas las zonas, tantos que el objetivo de alguien hubiera sido ese habría ganado fácilmente, por suerte nadie lo tenia así que la partida continuo, estaba muy perdido con los objetivos de los demás, solo intuía el de Pep que parecía querer controlar cuatro zonas, pero el de Jordi y Maria Antonia me era imposible adivinarlo.
Pep y yo íbamos construyendo edificios para beneficio nuestro, y eso que Pep fue atacado constantemente por Maria Antonia robándole monedas, Jordi hizo alguno y Maria Antonia ninguno. El rencor de Pep hacia Maria Antonia se olía y los ataques mutuos (robos, asesinatos, etc) prevalecieron, Jordi y yo mirábamos los cuchillos volar y alguna vez lanzábamos uno.
A medianos de partida yo veía la victoria cerca, tenia buenas cartas y edificios para colocar hasta cuatro secuaces de golpe pero empezaron a salir eventos, trolls, inundaciones y...los malditos demonios! Con tal mala suerte que se pusieron en dos zonas con edificios míos, sin duda un duro golpe que me dejó fuera de partida, aquí quizás si se ve un poco el caos de lo que se queja la gente.
Finalmente se terminaron las cartas y ganó Jordi, quien sabiamente pasó desapercibido gran parte de la partida, no le hizo falta nada más para ganar.

La verdad es que el evento de demonios provoca mucho caos, pero no por ello me molestó y deja de gustar menos el juego, creo que fue divertido aunque me dejase fuera de la partida, aunque entiendo la gente a la que no le guste, puede que otro día cambie de opinión.