domingo, 6 de enero de 2013

Jugando a: Ubongo, Dixit, Diamantes y más!

Empezamos el año con un buen puñado de partidas. El miércoles quedamos con unos amigos de mi mujer a los que les gustan mucho los juegos de mesa, pero desconocían muchos de los juegos modernos. Algunos ya pudieron probar el Ubongo y el Bonhanza hace unos días y quisieron repetir.

Llevé hasta 6 juegos que consideré apropiados, el Ubongo, Diamantes, Bonhanza, Dixit, Misterios de la Abadía y Mall of Horror. Si bien este último no pudo ver mesa si pudimos catar todos los demás, eso si, terminamos de jugar a las dos de la madrugada!

Íbamos a ser cinco jugadores, pero habíamos quedado a las seis y media y Jofre no vendría hasta las nueve, así que empezamos calentando con un Diamantes.




Diamantes es un juego muy sencillo con una mecánica conocida como "Push your luck", que viene a significar "tentar a la suerte". Somos mineros explorando hasta cinco cuevas, a cada cartas que se muestra decidimos si permanecer en la cueva o no, si es una carta con diamantes estos se reparten entre los que permanezcan en la cueva, si es un peligro podemos huir despavoridos si se repite, perdiendo todos los diamantes encontrados. 

Tras una breve explicación jugamos dos partidas, todos asimilamos perfectamente la mecánica así que no hubo casi dudas. Yo creo que el juego gustó, pero es lo que es, un chorrijuego de unos pocos minutos que va muy bien como aperitivo. Para echarse unas risas.

Tras calentar motores con el Diamantes Andreu quiso repetir con el Ubongo, un juego que le gustó mucho, aunque a Magdalena no tanto, en la primera partida no se le dio muy bien resolver los puzzles.



No hizo falta explicación de reglas pues las teníamos frescas, hacia solo cuatro días que jugábamos nosotros mismos al Ubongo, así que nos pusimos al lío rápido.

Empezamos con los puzzles fáciles (de tres piezas). Se me dio bien la mayor parte de la partida terminando los puzzles casi siempre entre los dos primeros, Magdalena pareció haber entrenado desde la última vez y se le dio mucho mejor que la primera vez, Maria Antonia siempre con un nivel muy alto. Fue Andreu quien estuvo más atascado, quedando último ambas partidas.
Maria Antonia y yo ganamos una partida.




Tras estas cuatro partidas decidimos hacer la cena, al poco llegó Jofre y cenamos todos juntos. Tras la cena sacamos el Bonhanza, otro de los juegos que Magdalena y Andreu ya habían jugado y les había gustado. Tras una explicación a Jofre nos pusimos a plantar y vender judías.



Al principio de la partida parece que Jofre no se entera muy bien de la mecanica del juego y queda retrasado pronto en monedas, mientras, Andreu y Magdalena demuestran que aprendieron la última vez y intercambian judias como si les fuera la vida. El resultado final muy ajustado con un triple empate, Maria Antonia, Magdalena y Andreu empatan a 11 monedas.








Tras el atracón de judías cambiamos de juego y sacamos el Dixit, una vez más Andreu y Magdalena ya conocían el juego pero Jofre no, así que explicamos las reglas brevemente y empezamos a imaginar pistas.

Estrenamos el Dixit 3, recién adquirido, por lo que las ilustraciones eran nuevas para todos, ¡y hay que ver el soplo de aire fresco que le da al juego tener cartas nuevas! Dejamos volar la imaginación con unas pistas un poco...raras, que difícil fué adivinar la carta del cuenta cuentos. Magdalena y yo estuvimos más acertados en todo momento y nos distanciamos de los demás a medianos de partida. Al final Magdalena se llevó la partida por un solo punto.



Por último, sacamos el Misterios de la Abadía, ya que veníamos vestidos para la ocasión no podíamos quedarnos sin jugar.




La explicación se alargó un poco más que en los otros juegos, no es que sea de reglas complicadas, es que los otros juegos tienen unas reglas muy sencillas.

El juego empezó sin saber muy bien por donde tirar, tantas estancias con cosas por hacer quizás abrumó un poco a los que no conocían el juego, sin embargo antes de terminar la primera misa ya se iban dando cuenta de que era mejor.

Andreu entró pronto en la biblioteca, lo que le dio ventaja a el y a Maria Antonia al intercambiar sus cartas y descartar 5 monjes nuevos de golpe. Ambos parecían coger ventaja al resto.

Maria Antonia acrecentó esta al entrar ella en la biblioteca y poder mirar mis cartas (tenia seis), y yo que me estaba escondiendo un monje para ocultarlo a los demás...

Finalizando la tercera misa la cosa parecía estar mas o menos clara, Maria Antonia reveló que el asesino era gordo y yo hice lo mismo apostando por que era novicio.

El juego se aceleró mucho y sin tenerlo muy claro acuse falsamente a un novicio gordo, resultando no ser el asesinó, lo que me quitó la partida y me mandó a hacer penitencia. Magdalena también lo intentó pero también fracasó, así que me acompañó en la penitencia. Fue un poco más tarde cuando Andreu descubrió al asesino, llevándose la partida.




Resultado:
Andreu: 4 puntos
Maria Antonia: 2 puntos
Jofre: 0 puntos
Xisco: 0 puntos
Magdalena: -2 puntos