jueves, 24 de enero de 2013

Jugando a: Modern Art y Troyes

Quedamos nuevamente cuatro valientes para divertirnos un poco con los juegos de mesa, esta vez nos reunimos Edu, Mikelet y yo, aunque a última hora se nos unió Jaume.

Como habíamos quedado tarde por diversas circunstancias sacamos un juego rápido, el Modern Art.

Tras una breve explicación de reglas (son muy sencillas) nos liamos a vender cuadros. Jaume, que era su primera partida, compraba casi todos los cuadros que se sacaban a subasta, lo que yo creía era una mala táctica resultó no tan mala, porque le fue bien.
Al final Jaume acabó llevándose la partida y de paliza.

Tuve la mala suerte de no poder sacar a subasta ninguna cuadro doble por no tener la carta apropiada, estas cartas dan bastante ventaja al que tiene la suerte de tenerlas, así que la partida me dejó una impresión de azar extraño.



Después de esta partida Jaume se fue pero llegó Maria Antonia y nos pusimos a cenar.

Con el estomago lleno sacamos el Troyes, un juego que a Edu no le convence y que creo que después de esta partida menos aun.


Tras una explicación de reglas con poca paciencia (como siempre) empezamos la partida. La verdad es que las reglas no son tan complicadas, pero es que los símbolos de las cartas no son nada intuitivos, y este es para mi el error del Troyes, que al ser tan poco intuitivo la gente no sabe que hacer y esta perdida, y esto es lo que pasó otra vez en esta partida.

Empezamos poco a poco con los turnos, yo opté por ir a las cartas negras (tenia la carta de puntuación) pero pronto se torció el plan, tenia muchos trabajadores rojos que tenia que pagar, por lo que tenia pocos ingresos. Los demás mientras acumulaban riqueza, construían en la catedral cuando no sabían que hacer y les daba para pagar algún que otro oficio, ¿como consiguen tanto dinero?
Fue una partida en que la banca escaseaba de dinero, Edu llegó a acumular casi 40 monedas...¿Jugamos mal? yo no me he dado cuenta.
La partida se alargó mas de la cuenta, el no tener ideas claras demoró mucho los turnos, deshaciendo jugadas que no hacían lo que esperaban por no saber que hacia el oficio. También surgieron algunas dudas con las cartas que no supimos resolver.
La partida la ganó Edu:
Edu: 41 puntos 
Xisco: 36 puntos
Maria Antonia: 35 puntos
Mikelet: 35 puntos

¿Se necesita conocer bien las cartas para disfrutar del juego? Desde luego es un handicap que va a ser difícil superar.