lunes, 25 de noviembre de 2013

Jugando a: Yggdrasil y La Guerra del Anillo

El miércoles pasado quedamos nuevamente Edu, Maria Antonia y yo, poco poder de convocatoria esta semana por lo que aprovechamos para quedar en casa y deleitar con unas pizzas caseras hechas por mi a los presentes.

Para calentar sacamos el Yggdrasil, un juego cooperativo.


Empezamos la partida mejorando nuestras armas y limpiando la bolsa blanca, en los primeros enfrentamientos no tenemos suerte y se nos complica la partida aunque gracias al buen hacer de Edu controlamos la mala suerte de Maria Antonia.

La isla blanca se sumerge y nos cortan el grifo de enanos, empiezan a salir gigantes que nos lo ponen aun más difícil y casi perdemos la partida. Al final, los movimientos bien planeados y un poco de suerte conseguimos mantener a raya a los enemigos, alzándonos con la victoria en el último momento gracias a completar una runa.



Después de este calentamiento sacamos el plato fuerte de la noche, La Guerra del Anillo.

Una vez más Edu quiso controlar a La Sombra por lo que no me quedó otra que controlar a los pueblos libres. Edu Hizo el Setup mientras yo hacia la masa para la pizza y empezamos la partida.

La partida empezó muy atípica, y muy mal encaminada por mi parte. La comunidad abandonó Rivendel al poco de empezar, pero fue descubierta enseguida aumentando la corrupción hasta 4 puntos de golpe, error mio no sacrificar a Gandalf el gris, muy mal empieza la partida. La Sombra movilizaba los ejércitos de los hombres del Este hacia el bosque oscuro, amenazando a los enanos de Erebor y al Valle. Gimli se separó de la comunidad hasta Erebor y los Enanos entraron en Guerra inmediatamente gracias a una carta.
Pronto la comunidad volvió a ser descubierta, subiendo más la corrupción, Edu aprovechó esto para jugar una carta que aumentaba aún más la corrupción, ¡la cual llegó hasta 9! Me da que la comunidad lo tendrá muy difícil para llevar el anillo al monte del destino. Ante tal acoso a la comunidad, rodeada de Nazguls, se dirigen hacia el reino del bosque para curar algo de corrupción.


Saruman entra en juego y Isengard empieza a reclutar muy rápidamente un poderoso ejercito, tanto es su poder de reclutamiento que pronto no acaba con los posibles refuerzos. Rohan va a pasarlo muy mal.
Elfos y enanos estaban en guerra, Rohan en camino de estarlo. Los hombres del este conquistaron el valle mientras Erebor se reforzaba muy duramente, venderían cara su piel. El reino del bosque también se reforzó tenuemente.

El ataque sobre Rohan finalmente tuvo lugar, los vados cayeron pronto y las tropas se retiraron al abismo de Helm, Rohan entró en guerra. Edoras habia reclutado gracias a cartas y lo se reforzó un poco más, Algunos Rohirins fueron reclutados tambien en el Abismo, quizás podrían resistir un tiempo.

La comunidad seguia en el reino del bosque, había podido curar unos puntos de corrupción cuando un ejercito proveniente de Dol Guldur cayó sobre el baluarte, hubo poca resistencia y el reino cayó ese mismo turno. La comunidad debe partir en busca de otro lugar seguro, aún con muchísima corrupción. Es en este momento cuando Gandalf el gris muere, para al poco resucitar como Gandalf el blanco en Fangorn. Aprovecho para diezmar algo las fuerzas en Isengard con la ayuda de los ent, pero el abismo no se puede salvar y acabo sucumbiendo a la sombra. Edoras se moviliza en su ayuda, buscando meter miedo al enemigo.
Los elfos se han reforzado mucho en Lorien, un ejercito proveniente de Moria estaba acosando el baluarte desde una provincia vecina, opté por arriesgarme a una victoria militar, Dol Guldur estaba vacía, podía hacer retroceder al ejercito hacia Moria para avanzar rápidamente hasta Dol Guldur y asediar las tropas reclutadas en el último momento por Edu, el ejercito de Edoras lo tenia más difícil, asediar Isengard a la desesperada. Puse el plan en practica, el ejercito de la ciudad dorada salió de Lorien, inflingiendo muy pocas bajas pero sin recibir muchas tampoco, logrando el objetivo de obligar a retroceder hacia Moria al ejercito de la Sombra. Los Rohirin atacaron Isengard, una dura batalla tuvo lugar, era una batalla igualada pero ni jugando muy buenas cartas pude decantar a mi favor, finalmente desestimaron la idea.
El ejercito que había conquistado el Abismo de Helm volvió hacia Isengard para liberarla del asedio, la masacre fue terrible, Rohan estaba muy tocada con su ejercito masacrado. Recluté un regular una villa cercana al abismo y como este había quedado vació pude recuperar el Abismo de Helm, aunque sabia que era una ilusión y pronto caería de nuevo.

Ante el fracaso de Rohan las tropas del oeste se movilizaron hacia el monte Gungabad, Enanos y elfos unieron sus fuerzas y marcharon hacia el norte, Angmar cayó bajo el ejercito improvisado pero al llegar al monte La Sombra se habia reforzado, con la ayuda de una carta se reforzó aun más por lo que las esperanzas se difuminaban entre un mar de sangre. El ejercito se vio obligado a retroceder hacia Rivendel, muy mermado.

Los refuerzos de los Elfos y Enanos se habían agotado, muy pocos Rohirin quedaban ya para luchar, Gondor no habia sido atacado aún y no parecia que fuera a entrar en guerra, la comunidad cargaba con mucha corrupción y justo estaba llegando a Minas Tirith para intentar curarse antes de entrar en Mordor. Dificilmente iba a tener tiempo antes de que la sombra conquistará la tierra media...

Rivendel fue el primer baluarte en caer, Lorien le siguió y finalmente Puertos Grises dieron la victoria militar a Edu, quien me metió una buena paliza.