viernes, 25 de octubre de 2013

Reseña: Zero


Gracias a Neiban por su interés por este juego y por ser un juego muy sencillo de explicar me he decidido a hacer esta entrada y hablar sobre este juego del señor Reiner Knizia.
Es un juego de 3-5 jugadores de una duración media de 30 minutos (20 según bgg).

Conocido y prolífico autor, 
famoso por reinventar la rueda múltiples veces.

¿De que va el juego?
Estamos ante un juego de cartas en el que el objetivo es hacer menos puntos que los demás, cada carta vale tantos puntos como su número indica, pero números repetidos solo cuentan una vez (tres "7" son 7 puntos).
5 cartas del mismo color o 5 cartas del mismo valor son 0 puntos. Si conseguimos tener ambas cosas entonces hemos hecho un "Zero" (0 puntos).
Deberemos jugar tres rondas y intentar ser el que menos puntos haya ganado.


Componentes
El juego consta de unos componentes muy sencillos, son 56 cartas divididas en 7 colores con los números del 1 al 8 para cada color. La caja es muy pequeña, se ajusta a la baraja.


Mecánicas
Se reparten 9 cartas a cada jugador y se colocan boca arriba 5 cartas en el centro de la mesa.
Cada jugador debe bajar una carta de su mano al centro de la mesa y coger otra de las 5 posibles. El juego transcurre hasta que alguien consiga un "Zero".
Como excepción se permite que dos jugadores pasen, puede ser el mismo o jugadores distintos. Cuando alguien pase por segunda vez se termina la vuelta y cuando le vuelva a tocar al que ha pasado la ronda termina y se pasa a contar los puntos.
Si alguien consigue un "Zero" lo canta y la ronda termina inmediatamente.


Obtener un "Zero" no es nada sencillo, deberemos conseguir 5 números iguales (solo hay 7 cartas de cada número) y 5 colores iguales (hay 8 cartas de cada color). Como solo tenemos 9 cartas en la mano una de las cartas debe enlazar el color con el número.


Al terminar la ronda se apuntan los puntos y se vuelve a repartir cartas.

Final de la partida
Se juegan 3 rondas, el jugador con menos puntos es el vencedor.

Valoración
Juego muy sencillo pero que te mantiene concentrado. Si os habéis fijado no entran en juego todas las cartas nunca, esto te obliga a estar atento sobre que cartas circulan más en la mesa, a quien le interesa un color u otro, a que números van los demás puesto que si dos jugadores coinciden en color o número objetivo es muy probable que ninguno de los dos consiga las cinco cartas requeridas.

En nuestro grupo de juego fue todo un descubrimiento. La corta duración, la facilidad de reglas y la concentración requerida son parte clave del éxito que goza ahora mismo este juego. Ninguna de las veces que ha salido a mesa lo ha hecho para solamente una partida, que yo recuerde mínimo caen 3.

Puntuación 6/10
A pesar de ser un juego que gusta bastante soy más de juegos más duros.

Extra
Otro punto de vista:
Zero, el filler del verano